Novedades
        Herrajes MI cuenta con un fundición propia integrada a su estructura, la cual trabaja únicamente con lingotes de latón certificados y bajo un estricto control de calidad, que incluye un detallado registro de quién, cuando y con que material ha fundido cada pieza.

La importancia de controlar el proceso de fundición
        El primer paso a seguir para obtener un producto de alta calidad, sin defectos de fabricación y que no se degrade con el tiempo, es utilizar materia prima confiable.
        La materia prima básica para la fabricación de herrajes es el latón, razón por la cual, es fundamental contar con una aleación buena y confiable, que permita garantizar una pieza bien formada, libre de porosidad, y lo suficientemente elástica como para que no se quiebre al primer golpe. Asimismo, también es de vital importancia la manera en que se funde el material, la temperatura a la cual se encuentra, el diseño y estado de las matrices, así como el continuo control sobre las piezas fundidas.
        El latón (muchas veces mal llamada bronce), es una aleación de Cobre y Cinc a la cual se le agregan pequeñas cantidades de otros metales para modificar sus calidades. La liga madre (composición primaria del material) que se utiliza en la fabricación de herrajes es Cobre 60% y Cinc 40%. La variación en las proporciones de los metales que componen la aleación es lo que determina las características de material (elasticidad, color, densidad, dureza, porosidad, etc.)
        Para cada aplicación específica hay una aleación óptima. Variaciones mínimas en las proporciones de los metales que componen el latón generan grandes cambios sus propiedades. Por estos motivos, Herrajes MI s.r.l. realiza constantes pruebas empíricas sobre sus productos para determinar la composición óptima del metal a utilizar en cada caso, trabajando exclusivamente con lingotes de latón especialmente formulados y analizados mediante chispeo en espectrómetro digital.
 
Claves para reconocer una pieza bien fundida

  • La pieza debe ser maleable. Si no posee cierto grado de maleabilidad, se torna quebradiza y puede romperse de un golpe.
  • No debe tener porosidad visible. Los poros, demás de ser estéticamente desagradables, generan graves problemas a la terminación superficial de la pieza, ya que a mediano plazo toda suciedad y/o impureza atrapada en los mismos, mancha y corroe la deposición galvanoplástica del herraje (cromado, niquelado, etc).
  • No debe tener aires internos. Los aires internos son burbujas de que quedan atrapadas dentro de la pieza, y que al no estar a la vista, solo son detectables haciendo ensayos destructivos. Este tipo de fallas de fundición pueden debilitar la resistencia del herraje y hacerlo susceptible a roturas.
  • El material no debe tener contaminación. Cuando se utiliza latón de mala calidad o dudosa composición, pueden quedar atrapadas dentro de la pieza pequeños trozos de escoria. Esto trae el mismo tipo de problemas que los aires internos.
  • El color debe ser uniforme entre partidas. El color del material debe ser siempre el mismo, ya que si se instalan herrajes de dos partidas distintas en una misma obra, no deben presentar diferencias de tono entre sí.
  • Las piezas no deben tener rechupes de ningún tipo y deben salir completamente formadas.

        Asimismo, Herrajes MI cuenta con un taller de matriceria, que le permite controlar el proceso de fabricación de las pieza desde el momento mismo en que se hace el molde.

» Volver
 
 
 
 
31.05.2017
Agregamos productos a nuestra Web

+ Arañas para frentes suspendidos de Vidrio

+ Bisagras para baño

+ Mamparas de Aluminio corredizas y plegadizas

+ Mamparas de la Línea M-600

+ Botones de baranda en Acero inoxidable

+ Esquineros medianos y variantes de fijación

+ Tensores de Mampara





 
HERRAJES MI S.R.L.
Aviador Alejandro Fernández 1765 B1686HNE // Hurlingham // Buenos Aires // Argentina
Tel. (+54 11) 4662 8015/8035 // Fax. 4452 4437
www.herrajesmi.com.ar // info@herrajesmi.com.ar
Sitio creado con Ponzie ®