Novedades
        Herrajes MI S.R.L. cuenta con una moderna planta galvanoplástica propia que satisface las más altas exigencias de calidad, y garantiza tanto la excelencia del proceso como su durabilidad en tiempo.

La importancia de controlar el proceso galvanoplástico
         La terminación superficial de la pieza es un tema realmente importante, ya que marca la diferencia entre un producto bello y armónico, con la tonalidad justa, libre de imperfecciones e inalterable en el tiempo y otro imperfecto, con fallas en la tonalidad y que en el orto plazo puede llegar a mancharse o saltarse.
         A diferencia del resto de los procesos hasta ahora detallados, en éste en particular no siempre se pueden detectar las fallas a simple vista.
         El problema principal que se presenta al intentar dirimir si una pieza fue bien niquelada y/o cromada es que muchas veces un mal proceso, solo se detecta con el paso del tiempo.
         Las claves en éste particular son muchas, sin embrago, los dos puntos principales son la perfecta limpieza del herraje y el tiempo de deposición de níquel (que será lo que determine el espesor de la capa depositada).
         Errores u omisiones en estas partes del proceso traen aparejadas en el corto plazo alteraciones que van desde manchas, hasta saltaduras y cambios de tonalidad.
         Los controles de calidad en ambos casos solo pueden realizarse mientras se lleva a cabo el proceso, ya que una vez concluido, es imposible detectar dichas fallas.
         Herrajes MI S.R.L. comienza los procesos galvanoplásticos con un sofisticado proceso de lavado por ultrasonido que asegura la profunda limpieza de todas las piezas, dejando los micro poros del herraje (porosidad no visible) libre de toda suciedad. Esto se logra combinando un detersivo neutro especialmente formulado con el trabajo de cavitación generado por la máquina.
         Una vez que está limpia, la pieza es sometida a dos etapas de desengrase electrolítico y de ahí pasa al baño de níquel.
         En éste punto, además de ser importante el tiempo de deposición, es crítica la formulación y la pureza del baño. Un baño de níquel puede funcionar con diferentes grados de concentraciones y pureza.
         Las diferencias entre un baño óptimo y uno que simplemente funciona son prácticamente imperceptibles cuando la pieza esta recién niquelada, ya que por más fina y débil que sea la capa de níquel depositada en la superficie del herraje, en principio se verá casi igual de bien que otra tratada en un baño con una formulación y un tiempo de deposición óptimos. Sin embargo, las diferencias de costo operativo de un baño y otro son abismales; razón por la cual la mayoría de las galvanoplastías que hacen trabajos para terceros poseen baños con bajas concentraciones y le dan poco tiempo de exposición a las piezas.
         Herrajes MI S.R.L. formula sus baños de forma óptima y realiza análisis químicos periódicos para controlar dicha formulación. Asimismo, trabaja un 100% del tiempo con bombas filtrantes que llevan las contaminaciones a su mínima expresión, y posee instrumental electrónico que permite programar los tiempos de exposición para que la deposición sea siempre pareja.
         Una buena deposición de níquel bien adherida garantiza una terminación superficial bella y durable, protegiendo a la pieza del medio ambiente.
 
         Si el herraje es platil, ya se encuentra terminado caso contrario, se prosigue a cromarlo.  El cromado es una terminación superficial decorativa, que convierte el color plateado amarillento del níquel en un plateado azulado, propio del cromo.
         Para que éste proceso galvanoplástico salga bien, es fundamental la correcta ejecución de los pasos anteriores, ya que cualquier defecto se verá magnificado.
         Herrajes MI s.r.l. cuenta con un baño de cromo de última generación; lo que garantiza una perfecta penetración y una uniforme terminación plateado azulada.
 
Cómo distinguir un herraje con una terminación superficial buena y durable

  • Se debe tener la certeza de que la pieza estuvo completamente libre de suciedad antes de ser niquelada y que dicho proceso ha sido realizado en un baño bien formulado y con un tiempo de deposición adecuado (esto solo se puede saber conociendo la precedencia del proceso galvanoplástico).
  • El color debe ser parejo en toda la superficie del herraje.
  • El herraje no debe presentar manchas de ningún tipo.
  • La superficie de la pieza debe quedar libre de asperezas (las asperezas son deposiciones indeseadas producto de un mal filtrado de los baños)
  • Si la pieza ha sido cromada, la mejor forma de controlar la correcta penetración del cromo es colocarla sobre un papel blanco y mirarla con buena luz. Si el proceso se llevó a cabo correctamente, el color del herraje va a ser plateado azulado en toda su superficie. Caso contrario, el papel y la luz harán resaltar el color plateado amarillento del níquel en los lugares que no han sido cubiertos de cromo.

         Terminados los procesos galvanoplásticos, el herraje pasa por un último control donde se hace una inspección ocular del 100% de los piezas que se producen, para luego embalarlas y distribuirlas en el mercado.

» Volver
 
 
 
 
31.05.2017
Agregamos productos a nuestra Web

+ Arañas para frentes suspendidos de Vidrio

+ Bisagras para baño

+ Mamparas de Aluminio corredizas y plegadizas

+ Mamparas de la Línea M-600

+ Botones de baranda en Acero inoxidable

+ Esquineros medianos y variantes de fijación

+ Tensores de Mampara





 
HERRAJES MI S.R.L.
Aviador Alejandro Fernández 1765 B1686HNE // Hurlingham // Buenos Aires // Argentina
Tel. (+54 11) 4662 8015/8035 // Fax. 4452 4437
www.herrajesmi.com.ar // info@herrajesmi.com.ar
Sitio creado con Ponzie ®